Experto en Gestión de Riesgos Unap propone replicar experiencia de Japón para enfrentar crisis sanitaria por Covid-19

Nada le haría pensar que su aprendizaje en su pasantía en la ciudad japonesa de Kobe, en Gestión de Riesgos de Desastres y los efectos en la salud mental, hoy le sería de gran utilidad en los distintos roles que cumple el ingeniero en Prevención de Riesgos, David Serrano, como director de la carrera de Ingeniería de Ejecución en Prevención de Riesgos en el Centro Docente y de Vinculación de la Universidad Arturo Prat (Unap) y como jefe del Departamento de Prevención de Riesgos del Servicio de Salud de Arica.

Durante tres semanas el 2017, Serrano conoció las experiencias y manejo de las autoridades niponas en el manejo de la crisis que provocó el terremoto y tsunami que azotó a Japón el 11 de marzo de 2011, con una intensidad de 9,1 en la Escala de Richter, el cuarto más violento a en la historia sismológica mundial.

Hoy los conceptos aprendidos en su formación, cobran plena vigencia en medio de la pandemia que enfrenta el mundo por la pandemia de Nuevo Coronavirus, Covid-19.

-De la experiencia japonesa que conoció en su pasantía, ¿qué lecciones pueden aplicarse a propósito de la pandemia que se vive por el Nuevo Coronavirus?

-En esta crisis provocada por la pandemia del Nuevo Coronavirus sirven mucho estos aprendizajes. Me tocó ver especialmente los efectos del terremoto japonés que provocó en una población de una ciudad de 20 mil personas, donde murieron unas tres mil. Allí vi el trabajo de reconstrucción y el que se hizo con las personas sobrevivientes. Se les hizo un seguimiento de tipo sicológico, especialmente su afectación por la muerte de sus familiares y pérdida de sus viviendas.

Fue muy bueno conocer la experiencia de organización post desastre. La preocupación por el prójimo es vital rescatarla, especialmente en un medio donde hay desigualdades. Tenemos como desafío el hacernos más empáticos, preocuparnos por lo que necesitan los otros, nos permitirá salir mejor de una crisis cuyos efectos aún están por verse.

-Hoy enfrentamos una crisis en el país por este problema sanitario que es mundial. ¿Se puede aplicar ese modelo de reconstrucción que observó en Kobe?

 -A partir de los terremotos y tsunamis, tenemos otras similitudes con Japón como el respeto a las instituciones. Una característica que advertí en Japón fue que aún quedaban secuelas del golpe que sufrieron con la gripe AH1N1. Aún transitaban con mascarillas y no habían perdido hábitos claves de aseo. Creo que quizás eso hizo que esta pandemia los golpeara menos que a otros países. Ellos reconocían que el uso de esas mascarillas fue una secuela de esa enfermedad.

Japón tiene una cultura extremadamente ordenada y creo que esa cultura del orden, les ha permitido controlar la enfermedad. Eso dista de la cultura sudamericana que es más reactiva.

Es muy necesario tomar como ejemplo ese modelo en Chile durante esta crisis. A mi juicio, el Gobierno en Chile ha tomado las medidas necesarias. Se podrá discutir la oportunidad, pero se ha hecho lo que está al alcance y de acuerdo a patrones internacionales. Ningún sistema está totalmente preparado para una crisis de esta magnitud y, claramente, se producen desbordes. Ninguno está preparado para atender una pandemia. Ningún hospital da abasto y por eso el criterio de optimizar los recursos, es el camino correcto.

Sabiendo esto, por eso es importante a prevención y que las comunidades adopten las medidas sanitarias que se les recomiendan para no colapsar los sistemas hospitalarios.

-La Unap cuando se desató la crisis sanitaria optó por el teletrabajo con sus funcionarios y académicos y dispuso un aula virtual para que los estudiantes obtengan sus contenidos de cada asignatura. ¿Fueron correctas estas medidas?

-Esas medidas fueron acertadas. La Universidad Arturo Prat asumió esta crisis como una verdadera oportunidad, un desafío. Las medidas se aplicaron forma oportuna, para evitar contagios por la aglomeración de personas. Nadie podría haber estado tranquilo si hubiésemos ido contra esa recomendación sanitaria. Somos una universidad pública que está llamada a colaborar también en esta gestión de crisis. Tenemos que seguir ese camino y tratar de optimizarlo, especialmente hacia los estudiantes. Nuestro interés es que los alumnos no se vean perjudicados y por eso estamos comprometidos en resolver todas sus dudas.

-¿Qué recomienda a la ciudadanía sobre su exposición en medio de esta crisis a mensajes falsos entregados en redes sociales y que provocan alarma o alteración de sus estados emocionales?

 -Es muy cierto que las redes sociales son un canal informativo muy poderoso, pero que está abierto a la posibilidad de su mal uso con informaciones falsas o alarmistas. Creo que el mejor consejo es evitar el bombardeo o validación de estos medios no oficiales. Una conducta responsable es atender la información oficial, donde se puede encontrar los antecedentes que a uno le sirven para conducirse en una emergencia. Así se contribuye a la salud mental, porque siempre una crisis trae efectos en la salud mental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *